Hembras androgenizadas para detectar el estro en rebaños de ovinos

empadreINTRODUCCION

En cualquier explotación pecuaria con fines comerciales, el manejo reproductivo representa un aspecto básico que influye de una manera decisiva en el rendimiento productivo total. La productividad se debe medir en volumen del producto deseado por ciclo productivo, en el caso de los ovinos de pelo, el producto deseado es carne por lo cual un sistema eficiente debe estar enfocado a la obtención de la mayor cantidad de kg de cordero destetado que pudieran entrar a la fase de engorda.

Entre los aspectos que influyen en la obtención de las metas programadas dentro de la explotación, se pueden considerar dentro del manejo reproductivo: las épocas de empadre y parición. El éxito en una época de empadre depende de servir al mayor número de hembras en el momento adecuado dentro del período de apareamiento.

 

TECNOLOGIA 

 

LAS HEMBRAS ANDROGENIZADAS

En la última década, a partir de una serie de trabajos en el C.E. Mocochá, se desarrolló una técnica bastante sencilla y de bajo costo para la preparación de animales receladores. Esta consiste en el tratamiento de hembras con hormonas masculinas para inducirles conducta de tipo macho. Los resultados obtenidos demostraron que las hembras androgenizadas (machorras) son tan efectivas como los machos para detectar hembras en celo.

En un trabajo en el cual se comparó la efectividad de las hembras con la de machos con el pene desviado para detectar calores, se observó que las hembras detectaron hasta un 20% más de hembras en celo que los machos. Esto ocurrió tanto si los receladores tenían experiencia previa en la detección de calores o si no la tenían. La mayor eficacia de las hembras androgenizadas con respecto a los machos, se puede explicar por el hecho de que los machos pueden perder cierto interés por las hembras del rebaño debido a que no logran la cópula. Las hembras androgenizadas son un recurso efectivo y confiable para mejorar la detección de calores.


¿COMO OBTENER UNA HEMBRA ANDROGENIZADA?

El tratamiento para inducir conducta de tipo macho en las hembras, consiste en aplicar inicialmente una inyección de 250 mg de enantato de testosterona (Primoteston Depot, Laboratorios Schering Plough) y luego una segunda dosis (250 mg) una semana después; posteriormente 125 mg cada dos semanas. Con este esquema se logra inducir la conducta viril en un término de aproximadamente una semana y se puede preparar a los animales receladores dos semanas antes del inicio del empadre.

 

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE LAS HEMBRAS ANDROGENIZADAS

Entre las ventajas que ofrecen las hembras androgenizadas, además de su mayor efectividad para detectar calores, se pueden incluir: se eliminan gastos innecesarios por cirugía, el tiempo requerido para la preparación de un animal apto para detectar calores se acorta, se evita el riesgo de propagación de enfermedades venéreas, igualmente, se eliminan los riesgos de montas no deseadas por machos de baja calidad genética, se pueden utilizar hembras de desecho susceptibles de ser eliminadas del rebaño al término de la época de empadre, el tratamiento con hormonas esteroides trae consigo un aumento de peso en las hembras con lo cual aumenta su valor de venta como animales para el abasto.

Entre las desventajas, se puede mencionar la respuesta individual de los animales al tratamiento, esto es que algunos de ellos no responden en la misma medida a la inducción de conducta de tipo macho. Con esto se hace necesario tratar más animales de los requeridos para trabajar en el rebaño.


CONCLUSION

Como se ha mencionado anteriormente, el éxito de una época de empadre corta, depende en gran medida de la adecuada detección de hembras en celo que puedan ser servidas oportunamente. El contar con auxiliares como son las hembras androgenizadas para tales actividades, permite de una manera fácil y de bajo costo aumentar el número de hembras detectadas en estro y servidas, con lo cual se mejora el rendimiento reproductivo del rebaño.

 

empadre
 

 

Esta publicación está autorizada por el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales Agrícolas y Pecuarias.

Estas tecnologías son responsabilidad de quien las aplique.