Engorda de vacas flacas en pradera PDF Imprimir E-Mail

INTRODUCCION


La «engorda» de vacas flacas en pastoreo de ballico anual, es una buena alternativa económica para que el ganadero logre ingresos extras en la venta de sus vientres de desecho, toda vez que tenga acceso a praderas de riego. La engorda debe iniciarse en el mes de enero, con el fin de poder engordar dos lotes de ganado por temporada. Asimismo, en esta época se aprovecha lo flaco del ganado para lograr un adecuado aumento compensatorio.

 

Este sistema permite al productor ganar con los rápidos incrementos de peso y en el diferencial de precio, ya que se compra barato (ganado flaco) y se vende a un mejor precio (ganado gordo). Debe tomarse en cuenta que el éxito total de este sistema, depende de la época de siembra y del buen manejo de la pradera.


TECNOLOGIA


Es importante seleccionar bien el tipo de ganado para la engorda, evitando incluir vacas de razas lecheras (Holstein), y/o ganado viejo y enfermo, ya que ésto afectará la ganancia total del sistema. Es conveniente seleccionar vacas grandes con mucha «caja», para engordarlas o llenarlas en corto tiempo.


Con este ganado se pueden lograr ganancias diarias hasta de 2 kg durante durante el primer mes de engorda. Este incremento disminuirá a 1.5 kilogramos durante el segundo mes, hasta tener al animal listo para la venta. Por lo tanto, la engorda puede ser de 50 a 60 días, tiempo suficiente para llegar al peso de matanza (380-400 kilogramos).


Una vez que el ganado esté ya «rendido» a los 60 días (enero y febrero), se saca al mercado para inmediatamente iniciar una nueva engorda en marzo, que durará otros 60 o 70 días.


RECEPCION Y MANEJO DEL GANADO.


La recepción del ganado es una parte fundamental para reducir la mortandad y tener un buen inicio en la engorda.


El ganado se colocará en el callejón o área seca anexa a la pradera donde tendrá agua, sal y alimentación a libre acceso. Se ofrecerá forraje seco (rastrojo o paja molida) y después se dejará descansar por lo menos un día antes de entrar a la pradera.


Deberán detectarse y atenderse los animales enfermos o muy golpeados. Estos últimos, deberán separarse del resto unos días hasta que se recuperen. A los animales muy débiles se les deberá aplicar en la vena suero glucosado. Con este tratamiento, el descanso y el libre acceso a comida seca, es generalmente suficiente para restablecer el ganado en dos o tres días.


Se hace énfasis en no utilizar animales enfermos; sin embargo, en algunos casos ésto es inevitable, y deberán atenderse desde su llegada con una inyección de antibiótico (oxitetraciclina o terramicina), además del tratamiento anterior De cualquier forma lo mejor es consultar a un médico veterinario.


Invariablemente, el ganado deberá de ser manejado con mucha calma, ya que el buen manejo repercutirá en mayores ganancias. Cabe mencionar que el ganado se adapta rápidamente a la entrada y salida de las puertas.


CAPACIDAD DE CARGA


Las praderas de ballico anual permiten tener una carga de 13 a 15 vacas por hectárea para engorda, vacas flacas con peso promedio inicial de 280 kilogramos, con pastoreo restringido y la provisión de alimento seco complementario o amortiguador.


POTREROS


El número de potreros recomendables es de cuatro a seis, basándose en que la pradera necesita de 20 a 21 días para recuperarse después de cada pastoreo. El sistema con seis potreros, tendrá cuatro días de pastoreo y 20 de descanso. Cabe señalar que entre mayor sea el número de potreros, es más eficiente su uso.


Se recomienda que los potreros sean de igual tamaño y de forma rectangular ( alargados). El trazo del riego será el mejor patrón para el diseño de esto; sin embargo, el sistema de descrito puede operar con cualquier forma y tamaño de los potreros, solo ajustando los días de pastoreo. Con muchos potreros ( hasta 21), aunque se tenga un mayor manejo del ganado se han obtenido mayores ganancias de peso, ya que los animales obtienen forraje tierno y se daña menos el zacate. En cuanto a materiales, lo convencional es el alambre de púas, más el cerco eléctrico, que es una excelente opción para disminuir costos, siendo también funcional y recomendable el uso de cercos de suspensión con alambre liso.


UTILIZACIÓN DE PRADERAS


El priner pastoreo se inicia 80 días después de la siembra. Posteriormente se define un programa de pastoreo que permita al pasto tener un período de descanso de 20 días y que alcance una altura de 35 cm. La pradera no debe de ser pastoreada a menos de 5cm. de altura de las plantas. Deve evitarse al máximo que el pasto espigue, ya que significa una pérdida en la produccion de forraje porque disminuye las ganancias en el sistema.


El manejo del pastoreo en muy importante para lograr la productividad deseada, ya que con la regulación del tiempo de pastoreo de las vacas y con el uso de forrajes secos complementarios, se puede incrementar la carga animal hasta en un 60%. Se deben de dar 4 horas diarias de pastoreo en la pradera, divididas en dos partes, en la mañana de 7 - 9 y por la tarde de 17 - 19 horas.


Lo anterior porque el ganado tiene su máximo consumo en la pradera a estas horas. Si acaso se observa que el ganado comienza a echarse antes de tiempo, es conveniente sacarlo de la pradera.


Anexo a la pradera, se debe contar con un callejón o ‘área seca” , para que los animales permanezcan allí cuando no estén en la pradera, colocándose en el lugar bebederos y comederos para ofrecer los forrajes complementarios.


ALIMENTACION COMPLEMENTARIA


Como alimentación complementaria para el ganado, es necesario ofrecer alimento seco con alto contenido de fibra y energía, disponible y barato.


Con esto se permite un mayor número de animales por hectárea y controla la diarrea del ganado, que es común cuando consume solo forraje verde.


La alimentación complementaria pueden ser esquilmos agrícolas de la región como el rastrojo de maíz, paja de trigo-sorgo-frijol, que deben de ser molidos y ofrecidos a libre acceso ( dos a cuatro Kg. por cabeza por día en promedio). Antes de iniciar la engorda es importante realizar un análisis económico de los alimentos a utilizar, pues en ocasiones resulta más caro adquirir y ofrecer un esquilmo, como el rastrojo de maíz, que comprar avena o alfalfa achicalada.


De acuerdo a los resultados de investigación, el alimento que a dado buenos resultados por su alto contenido de energía es el ensilaje de maíz. En este caso se ofrecerán 7.5 kg. por animal. También con el fin de acelerar el proceso de engorda del ganado y producir más grasa blanca en los canales, se puede suministrar grano de sorgo o maíz molido, a razón de 0.5 kg diarios por animal. Sin embargo es opcional y dependerá del análisis económico de cada caso en particular.


FORRAJE PARA CORTE


Existirán situaciones especiales de algunos productores en que no se pueda contar con ganado para implementar un sistema de engorda. En tales casos, el pasto ballico anual puede ser utilizado como forraje para corte en forma de heno.


Con este sistema, se debe realizar un primer corte a los 70 días después de la siembra, o bien cuando el pasto alcance una altura de 30 a 40 cm. Se puede lograr hasta 6 cortes, con un espaciamiento de hasta 21 días, obteniéndose un heno de excelente calidad y con buen mercado potencial. Se pueden tener rendimientos de 100 pacas por hectárea por corte, esto es aproximadamente 24 toneladas por hectárea de forraje seco para pacas en el ciclo productivo de la pradera.

FUENTE:

Tecnologías Llave en Mano, División Pecuaria.
INIFAP - SAGAR
Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias

NOTAS:
Su publicación por este medio está autorizada por el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias
Esta tecnología es responsabilidad de quien la aplique.

 

 
< Anterior   Siguiente >
Todos los derechos reservados - Unión Ganadera Regional de Jalisco