Importancia de la detección de celo en ganado bovino PDF Imprimir E-Mail

blecheLa eficiencia económica en la producción de leche está determinada principalmente por un manejo reproductivo adecuado, el cual se ve influenciado por factores importantes como son la alimentación, manejo y salud del hato.

Una práctica determinante dentro del manejo reproductivo es la detección del estro, lo que significa saber el tiempo preciso para dar servicio (envasar) a la vaca, ya sea por monta natural o inseminación artificial. Lo anterior es válido tanto para animales de primer servicio como para animales que tengan 60 a 90 días después del parto. 

La detección del estro (celo o alboroto) es importante para lograr un programa de reproducción dirigida, esto es, incorporar oportunamente a un animal al proceso reproductivo y productivo. La determinación del estro (celo o alboroto) es una práctica sencilla, pero requiere de una persona capacitada que conozca los signos que manifiesta la vaca durante el estro y los síntomas pro y post estrales. Para realizar una buena detección de calores, los animales deberán observarse, por lo menos 2 veces al día para poder detectar también celos cortos.

 

SIGNOS EXTERNOS DEL CELO

CELO, DURACION: 10 A 14 HORAS

 

HORAS SIGNOS 
17, 18, 19, 20, 21, 22, 23,246 a 8 horas previas al celo (Proestro): nerviosa, excitada, peleará con otras vacas.
1, 2, 3, 4, 5,6Estro prematuro: nerviosa, excitada, muge e intenta montar a otros animales
8, 9, 10, 11,11, 13, 14"Celo Estático": permite ser montada por otros animales, presencia de moco transparente y vulva hinchada, disminución de la producción de leche por dos o tres días.
15,16,17SIGNOS NO VISIBLES
18,19,20Tiempo óptimo para servir (envasar) a la vaca: monta natural o inseminación artificial
21,22,23,24Ovulación.

 

En la detección de calores puede considerarse la alternativa de la utilización de métodos auxiliares tales como: toros celadores, parches de tinta K-Mar y con el apoyo de un asesor o técnico para el manejo reproductivo.

Utilizando toros celadores se detecta hasta el 90% de celos al primer mes en vacas post parto, ya que en el 60 a 80 % de las vacas lecheras aparece el primer celo después del parto entre los 21 y 8) días; esto garantizará que la vaca para un ternero cada 12 a 14 meses.

La incorporación de la vaca a un nuevo ciclo reproductor depende de la reanudación del ciclo estral, lo cual se inicia con la aparición del celo (alboroto). Asimismo, la presencia de este se verá influenciada por la rapidez con que la matriz recobre su tamaño y posición normal; lo cual ocurre entre 30 y 50 días después del parto; lo que dependerá de condiciones como son la alimentación, producción de leche, edad, proceso de parto y del puerperio. Lo anterior significa que después del parto deberán pasar de 60 a 90 días, lo que se considera como el período fisiológico y económico del descanso sexual en las condiciones de la crianza lechera tradicional.

En cuanto a novillas para recría, una práctica necesaria e importante es la selección genética y el mejoramiento de la alimentación; lo anterior permite lograr un desarrollo rápido tanto sexual como corporal, iniciándolas tempranamente en su vida reproductiva y productiva.

Como alternativas prácticas para la detección eficiente de celos deben tomarse en cuenta las siguientes:

  • Una persona capacitada para distinguir múltiples síntomas del propio celo, y síntomas pro y post estrales.
  • Suficiente tiempo para realizar la observación del hato.
  • Observación del hato par lo menos 2 veces al día para poder registrar también celos cortos; se recomienda una hora par la mañana y una hora por la tarde, evitando hacerlo durante la ordeña o mientras las vacas comen.
  • Utilización de medios auxiliares disponibles para 1a detección del celo tales como: toros celadores, parches de tinta K-Mar, y otros.

Las ventajas de una eficiente detección del celo son:

  • Reducción del intervalo entre partos (no de más de 100 días abiertos).
  • Detección del primer calor y cuerpo lúteo pos parto.
  • Aumento de la producción en vacas servidas (envasadas) al primer estro (celo o alboroto). Servicio temprano.
  • En la observación del hato durante 24 horas se detectan de 98 a 100 % de estros (celos); observar 3 veces al día 80 a 90 % de estros; 2 veces al día 80 a 85 % de estros.
  • Utilizando toros celadores se detectan de 98 a 100 % de estros (celos).
  • Detección de vacas con problemas patológicos.


CONCLUSIONES

La economía de la crianza del pudo vacuno y la efectividad de la producción animal depende en primer lugar del buen manejo reproductivo siempre y cuando se asegure el control de enfermedades y se de una alimentación adecuada.

El estro, la ovulación, fecundación, parto, puerperio e inicio de un 'nuevo ciclo son influenciados por factores tan sencillos y a la vez importantes como son: la alimentación, el clima y manejo. El desconocimiento de estos, afecta mucho más a la fertilidad, que las causas patológicas, regularizando los ciclos reproductivos puede obtener un becerro cada año, Y por lo tanto una producción de leche constante.

 
< Anterior   Siguiente >
Todos los derechos reservados - Unión Ganadera Regional de Jalisco